EL NERVIOSISMO NO ES UN PROBLEMA SINO LA VOZ

La proyección de voz debe ser imperativo en tus habilidades

Posted by Juan Carlos Martínez González 16 Mayo de 2018

Un fenómeno constante en la sistemática de capacitación es el referente al dominio del nerviosismo, una vez que se adquieren las herramientas para el control el siguiente reto es el incremento del léxico, la proyección de voz y la adquisición de estructuras discursivas.

En estas líneas solo abordaremos el reto de la voz. Si consideramos que el lenguaje verbal y no verbal son formas de comportamiento del acto de comunicación personal. La voz forma parte de ambos, es un comportamiento que tiene condiciones especiales para modificarlo. Implica un reconocimiento del déficit en la voz, luego localizar las técnicas, seleccionar la más idónea, comprender, proceso consciente de asimilación, corrección y proyección natural de la voz.

Mientras tanto la voz quebrada, la voz baja, la monotonía, los acentos “fresas”,” norteños”,” cantaditos”, “golpeados” o “chillones” serán una constante en el acto de comunicación. La voz no es un factor de convicción, sino de persuasión, es decir dota a la información del discurso de credibilidad, pero no define la verdad o verosimilitud.

¿Qué hacer? Seguir las recomendaciones derivadas de la teoría y de las prácticas realizadas en clase de oratoria nivel básico y del Diplomado. La voz forma parte de los factores de persuasión, y como tal es importante enviar un mensaje de respeto, preparación y confiabilidad.