LA PRINCIPAL BARRERA PARA HABLAR EN PÚBLICO

Debes reevaluar tu competencia linguística

Posted by Juan Carlos Martínez González 12 mayo, 2017

Las dificultades para hablar en público pueden tener su origen en el nerviosismo, en experiencias adversas que afloran sentimientos negativos, incluso la falta de preparación. Sin embargo, una que representa un aspecto relevante antes o durante el reto de hablar es el dialogo interno. Ese momento interno que genera pensamientos y que evalúa frente al contexto del desafío las competencias, capacidad de proyectar seguridad, el factor de control de estrés y el conocimiento del tema como insuficientes. Esta evaluación negativa es generada desde un dialogo interno como: “me voy a equivocar”, “siempre me critican”, “no me preparé lo suficiente”, “todos se dieron cuenta de lo nervioso que estoy”, “no les agrada lo que expongo, su lenguaje corporal lo dice” “estoy aburriendo al auditorio”, “ya quiero que acabe este sufrimiento”, “no lo volveré a hacer”, entre otros.

Esta evaluación negativa refleja la carencia de control, no solo del estrés sino de creencias con pretensión de ser validadas, y en el caso de ser así, existe una confirmación entre el pensamiento negativo y la realidad, la cual representa una prueba de la falta de habilidades para hablar en público, percepción equivocada pero al fin y al cabo nos definimos como víctimas, no de las condiciones de contexto, sino de nuestra propia desaprobación para hablar en público.

En el programa de oratoria se dispone de varias estrategias para revertir este tipo de evaluaciones negativas de la competencia lingüística en público, desde la redacción de una oración hasta la puesta en práctica de manera reiterada en cada exposición o dialogo.